Y no estoy hablando de respirar y funcionar, sino de realmente sentirte vivo. Mucha gente descubre el verdadero significado de vivir sólo a través de una tragedia, porque pasan por una situación de vida o muerte y eligen vivir.

En mi opinión, no es necesario tener estas experiencias para elegir. El secreto está en simplemente comprometerte contigo mismo y con tu vida.

Ahora bien, qué significa comprometerte contigo mismo y con tu vida?

Las modas espirituales nos han dejado algunos vicios, al afirmar que puedes vivir como deseas simplemente repitiendo afirmaciones positivas, las visualizaciones, pero en realidad olvidan lo más importante: que la vida es acción.

Estamos acostumbrados a fantasear, pensar e imaginar, y a esperar que la realidad simplemente sea un reflejo de eso que tenemos en nuestra mente.  Cuando las cosas no suceden como lo imaginamos, entonces  tendemos a negar, frustrarnos, disociarnos y buscar pretextos, y entonces regresamos al lugar donde nada sucede, y simplemente sobrevivimos.

La gran diferencia entre quien elige vivir y quien simplemente sobrevive es la consciencia, es darse cuenta y tener la intención de realmente vivir. Y eso incluye a la acción.

4 Ideas para reflexionar

¿Cómo puedes empezar realmente a comprometerte con tu vida?

1. Deja de estar pendiente respecto a los demás, y lo que piensan o dicen de ti. Recuerda, para cada quien la persona más importante es sí mismo. Las opiniones de cada quien vienen desde sus propias definiciones y deformaciones. No escuches críticas, escucha mejor a tu intuición y a tu saber interno.

2. Elige lo que vas a hacer cada día como si fuese tu última oportunidad. Cada mañana, verifica tus planes, y elige como si hoy fuera el último día de tu vida ¿qué harías o serías distinto, que dejarías, qué perdería importancia, con quien estarías, a quién le hablarías, como contribuirías más con el mundo? Después de que sepas la respuesta, entonces pregunta: ¿cómo agregas más de eso a tu vida?

3. Olvida al tiempo y al dinero como pretextos para no actuar. Dicen que de buenas intenciones está pavimentado el camino al infierno. Comprometerte con tu vida significa estar dispuesto a ser y a hacer cualquier cosa con tal de obtener lo que deseas. Empieza a preguntar qué puedes cambiar o elegir para lograr lo que deseas, y no desesperes, siempre hay un tiempo perfecto para cada cosa.

4. Dedica tiempo a la persona más importante en tu vida: TU. Cuando estás dispuesto a elegir comprometerte contigo, puedes usar una herramienta fabulosa para fortalecer este compromiso, demuéstrate lo importante que eres en tu vida. Recuerdas algo que amabas hacer de pequeño y que te hacía totalmente feliz? Vuelve a hacerlo. Hay algo que te da un sentido de estar vivo cuando lo haces? Empieza a dedicar una hora diaria a hacerlo, y si eres muy valiente, dedica un día a la semana (o al mes) para hacer eso que te nutre y te hace sentir vivo/a.

Ahora te toca a ti elegir, ¿prefieres mantenerte sobreviviendo hasta tener una buena crisis, o tal vez hasta el final de tu vida, o estás dispuesto a poner en práctica estas herramientas?

Pin It on Pinterest